A lo largo de los últimos posts estuvimos estableciendo nuestros objetivos para trabajarlos en un período de tiempo (pueden ser anuales o no), a los cuales dividimos en metas y creamos un plan de acción para estar prontos a la ejecución. Después establecimos nuestro sistema de trackeo para no abrumarnos y limpiamos distracciones para no perder el rumbo, comenzar a vivir en abundancia y descrubrir cuando somos más productivos. A todo esto le falta lo más importante, nuestro motor que mantendrá todo en marcha.

Leer más