Alimentar los sueños

Muchas veces he tuiteado la frase de que los sueños deben ser alimentados, y hoy me encontré alimentando un sueño y tuve ganas de tuitearla nuevamente, pero lo que menos quiero es parecer que me olvido lo que escribo en Twitter, por lo que decidí escribir a que me refiero cuando escribo eso.

Todos tenemos sueños, o esas ganas incontrolables de que algún objetivo se realice. Desde mi punto de vista, cuanto más objetivizado el sueño es, más concreto o definido lo tengamos, y visualicemos una imagen mental clara sobre ello, más posibilidades hay de que se haga realidad. Dentro de estos objetivos, tenemos algunos que son a largo plazo, como querer tener un departamento propio, y otros que son más inmediatos, como esperar algún mes determinado para comprar un electrodoméstico.

Alimentar el sueño es ayudarnos con determinados factores a visualizar eso que queremos. Seguimos con el ejemplo del departamento, alimentar el sueño sería ponerme a mirar fotos de como me gustaría, ponerme a buscar en alguna lista de ventas cuales me gustan, si camino por una mueblería mirar como me gustaría amueblarlo.

¿Porqué alimentar el sueño es tan importante? Generalmente en los objetivos a largo plazo, con el día a día, los problemas mensuales y los pensamientos de acciones a corto plazo, obstruyen la visualización de ese objetivo que es alcanzable pero que nos lleva un poco más de tiempo conseguir y por consiguiente nos es recordado asiduamente. Por eso, para no olvidar, debemos reforzar y recordarle al corazón con amor, eso que queremos.

Tengamos presente también que cuando visualizamos algo que deseamos, el corazón nos late no solo más fuerte, si no que trae el recuerdo de todo lo visualizado, lo que hace exponencial ese deseo. Creo que es tema para otro post, pero el desear las cosas con amor, es fundamental para que la alimentación del sueño sea éxitosa.

Ponete a pensar ahora todas las posibilidades de alimentar un sueño que podes encontrar en el día o en la semana y vas a ver que son infinitas. ¿Hay algo más lindo que pensar durante el día en esas cosas que nos hacen acelerar el ritmo cardíaco?

El momento

183eee7a43d611e3b6f822000a1f8cdf_8

Me ha estado pasando estos últimos meses que las semanas me pasan volando. Soy consciente de cada día, los disfruto a mil, tengo bastantes responsabilidades en las que tengo que mantener el plato girando, pero aún así cuando quiero acordar es jueves y la semana pasó.

Por suerte y agradezco el tener qué hacer, el estar siempre ocupado con cosas que me gustan y estar constantemente pensando en nuevas cosas, como llevarlas a cabo o la mejor forma de ello. Sería tortuoso no tener algo que hacer, o tener tiempo de ver tv (no tengo televisión, tema que merecería un post aparte).

Alguien a quien conozco, siempre que le pregunto que tal estuvo su finde, me responde «corto» y automaticamente no puedo dejar de pensar en el post de hace unos meses «Caminar a lento compás«.

Aveces la clave se encuentra en disfrutar el momento que se esta viviendo de una forma consciente. He recomendado en muchas oportunidades que para disfrutar de un momento, por ejemplo cuando uno se encuentra con amigos, el mirarlo desde afuera, interiorisarse, irse, observar desde otro ángulo o hacer una captura. No sé si será una solución siquiera, a mi me ha traido buenos resultados, más cuando quiero grabar un momento para poder recordarlo cuando quiera.

Yo lo llamo, intentar frenar el tiempo. Intentar que ese momento dure eternamente.

Talvez por esta reazón la semana pasa volando, porque entre trabajo, actividades, pensamientos, ilusiones y deseos, la mente se encuentra ocupada. Más, cuando la gran porción del tiempo del día se lo lleva el trabajo donde uno en lo que menos piensa, es en el momento.

Esto de el momento, se encuentra relacionado con la técnica del «aquí y ahora» que merecería talvez un post aparte. Las relaciones aveces son fascinantes porque hay muchas corrientes de pensamiento, filosofías de vida y demás que con distinto nombre señalan las mismas cosas.

En fin, disfrutar el momento, disfrutar ése momento, porque la vida no es más que la suma de ellos.

 

Motivación

23df4da0e4eb11e2855722000aa800e1_7

La motivación es ese motor que hace que todo se mueva. Bombea la sangre de ese corazón que late con fuerza cuando sabe lo que le gusta, cuando sabe que lo que hace es lo llena de felicidad.

Siempre llegamos a un momento de todo deseo donde la motivación no se encuentra. Podría decirse que se desmorona,  o mejor dicho se oculta como si de la escondida se tratase. Ese preciso momento, es cuando todas las dudas aparecen. Todas esas dudas que estaban muy bien guardadas, vaya uno a saber donde. Todas juntas, aparecen de la nada y no hacen más que estar al frente. Una de ellas, la más lejana de todas, posiblemente a la que tengamos que llegar una vez respondamos lo que ni por asomo queriamos escuchar, es ¿cómo encuentro esa motivación que alguna vez tuve?. Pues, si se llegó a esa pregunta, es porque estamos nuevamente en el inicio, en el camino correcto, de lo contrario ya hubieramos desechado eso que nos motivó en un principio.

Esto no se trata de cómo encontrarla, si no de saber que si aún se busca, es porque realmente lo deseamos. Si realmente se desea, la motivación encontrara el hueco necesario para florecer y para indicarnos el camino a seguir hacia ese sueño que tanto anelhamos.

Desmembrar lo que ya existe

Lapicero

Cuando presenciaba la clase de creatividad del curso PIPE que estoy llevando a cabo, un profesor nos comentaba sobre preguntarnos porque las cosas existen como existen y porque se les da ese determinado nombre. En el momento en el que queremos crear algo nuevo, tenemos que «despojarnos» por decirlo de alguna manera, u olvidar el objeto en sí, para poder hacerlo de otra forma, mejorarlo, con otro beneficio o para otro segmento que no se nos huniera ocurrido que tenia una funcionalidad.

Desmembrar un objeto, o proceso para poder hacerlo mejor. Muchas veces pasa que cuando estamos pensando en un nuevo producto o servicio, no nos damos cuenta que estamos incoporando en este procesos o diseños que ya se usan, y detenerse a pensar en porque se elijió ese diseño para ese contexto específico te lleva a la pauta de si es necesario en el tuyo o tenes que afinarlo para que maravillosamente la armonía fluya en la nueva creación.

Hace unos días leí una historia/poema que refleja toda esta situación que concidero de vital importancia si estamos creando, pero mucho más para la sociedad en la que habitamos, en la cual todo avanza tan rápido y no nos detenemos a analizar. Aveces la falta de análisis es por tiempo, y otras por un gasto de energía que no todos estamos dispuestos a afrontar.

(más…)

Caminar a lento compás

Caminar a otro ritmo

Camino rápido por default, no se desde cuando. Posiblmente la costumbre de esta ciudad, o un rítmo traído de otra tierra.

En una ciudad donde todo es rápido, el paso al caminar es acelerado, las maniobras arriesgadas, los empujones corrientes, los paraguas chocantes, los trabajos para ayer, en un cielo donde hasta las nubes se mueven rápidas, y un río que observa todo.

Un día salir con tiempo y caminar lento, despacio, fuera de rítmo, a otro compás, en un vaivén distinto. Todo cambia, se disfruta, se observa, y la jungla toma forma,
las siluetas, las sombas, las sonrisas, las miradas, las palomas, todo se observa en detalle.

Caminar a otro compás tiene un sabor distinto #inthejungle.