Hay días en los que uno está más cansado que otros y simplemente no termina de hacer todo lo que uno quiere y también hay días en lo uno se siente distraído. Cuando esto acontece, comienzo a pensar que cuidar de mi tiempo, mi energía y a lo que le presto atención se vuelve algo importante. Al fin del día tengo un norte y para poder lograr llegar a él tengo que cuidarme a mi mismo.

Leer artículo completo.