Mejorando la forma en que planificas tus objetivos

Un nuevo año comienza y quería dar un paso más en lo que siempre hago con mis objetivos anuales. Hace ya varios veranos que me tomo un momento para pensar en todo lo que aconteció en un año y escribo todos los agradecimientos enlistados por orden que recuerdo y vienen a mi mente. Acto seguido lo que hago es escribir los objetivos para el año, aquello que quiero lograr en ese año. Siempre los venia escribiendo de forma general, sin tanto detalle, y quedaban olvidado hasta el año siguiente, como si por obra mágica acontecerian. Este año decidí hacer algo más, sentí que tenía todas las herramientas en mis manos para que todo pudiera suceder, aunque sea para divertirme aprendiendo en el camino.

El beneficio que encuentro de tomarme el tiempo necesario para realizar mi planificación anual es principalmente valorarme. Valorar mi tiempo. Entender que quiero y permitirme lograrlo mediante pasos que me hacen manter el foco. Si algo aparece en mi vida, puedo preguntarme si eso me acerca a donde quiero llegar y no valorar nada que me pueda lastimar.

Reuniendo información de los libros que he leido me dispuse a comenzar estableciendo los objetivos generales y escribiendo cual brainstorm todo lo que se me ocurría, sin límite algún y los agrupé por lo que pensé que podía ser una categoría. Si no sabes por donde arrancar, siempre una pregunta puede ser el disparador para que la respuesta llegue a torrentes. Yo me pregunté: ¿qué quiero lograr en el 2020 que me va ha acercar a mi sueño?.

Objetivos

El objetivo es todo aquello que quieres lograr. Vas a realizar una descripción que tiene que ser medible por lo tanto debe ser: cuantificable y en un tiempo determinado. Ejemplo: voy a vender 50 unidades de mi productos en 1 mes. La medición, nos sirve para saber como nos esta llendo en el tiempo que establecimos ya que el plan para lograr el objetivo puede mudar, pero el objetivo no, e ahí la clave de nuestro éxito.

Vishen Lakhani en su libro “The Code of the extraordinary mind” divide los objetivos en 3 grandes áreas para cuando queremos lograr un crecimiento personal y no olvidarnos de nada importante para lograrlo:

  • Experiencias: relación de amor, amigos, aventuras y ambiente.
  • Crecimiento: salud, intelecto, habilidades y vida espiritual.
  • Contribución: carrera, creatividad, familia y comunidad.

Además Vishen comparte cuatro puntos para darnos cuenta si un objetivo es lo que el denomina “medio” o “final”, recomendando siempre tener uno “final”, que tenga sentido para nosotros:
– Es medio si tiene un “entonces” en la descripción. Por que es un objetivo para lograr otra cosa. No es un objetivo en si mismo, puede ser tal vez una meta.
– Los objetivos medios son siempre para conformar nuestras estructuras generadas (mandatos de familiares, religiones, sociedad, país). Generalmente tiene un “deberías”.
– Los objetivos finales se tratan de seguir a tu corazón. Hacer eso que cuando estás en acción te late el corazón con fuerza. Te recuerda lo fantástico que es ser humano.
– Los objetivos finales son siempre sentimientos. Aquellas acciones que al realizarlas te de felicidad, disfrutes mucho hacerlo.

Metas

Como el objetivo será algo grande y que nos cause hasta miedo, las metas son baby steps que al completarlas en un período de tiempo más corto nos hará avanzar hacia donde queremos llegar a paso firme. Esto evitará la frustación, ya que tendremos el éxito de ver estos pequeños pasos cumplidos, mientras que el objetivo es un trabajo en progreso. Ejemplo: voy a desarrrollar una campaña digital de mi producto esta semana. Las metas también tienen que ser cuantificables (númerica) y le daremos un período de tiempo determinado a corto plazo.

Planificación

Detallaremos las herramientas que usaremos para lograr cada meta descripta y cómo lo haremos. Esto nos ayudara a estar avanzados cuando tengamos que ejecutar, y a no perder tiempo importante ya que todo estará contemplado a la hora de la acción.

Propósito

Todo esta planificiación se encuentra vacía si no tienes un Proposito que te mueva, que te haga levantar de la cama de un salto sabiendo exactamente lo que tenes que hacer para seguir avanzando. Será el combustible para que tu motor arranque todos los días sin fallar.

Principio de visualización

Bernando Stamates en su libro “Resultados Extraordinarios” además de explicarnos como alcanzar nuestros sueños con técnicas como la de establecer metas y tener una correcta planificiación de las mismas, nos recuerda que “si puedes visualizarlo, puedes lograrlo” y nos describe tres simples pasos para tener la ley de la atracción a nuestro favor:
1 – tomarnos 15 minutos diariarios para visualizar nuestras metas.
2 – hablar y pensar siempre como si ya lo hubieramos logrado.
3 – levantarse y ver (visualizar) nuestro sueño. Esto puede hacerce con imaginación o si podemos crear un panel con imagenes/recortes o editar una imagen todos los elementos que queremos mucho mejor.

La importancia de tener todo por escrito: Es importante que toda nuestra iniciativa de objetivos, metas y planificación quede por escrito. En “El Combustible Espiritual” de Ari Paluch menciona la importancia de esto enumerando algunos puntos:
1 – Ordenar el caos de tu mente en ideas claras y precisas. Das claridad al universo para que pueda reestructurarse y darte aquello que precisas para lograrlo
2 – Engañas a tu cerebro. Planificas a tu SAR para buscar oportunidades. El cerebro tiene tres características: sigue indicaciones, forma significados en función de sus creencias y no distingue entre fantasía o realidad. Con la cual al tener metas, tu cerebro hará lo posible para seguir esas indicaciones, interpretándolas como posibles y tomándolas como reales.
3 – Tomas mejores decisiones. Cuando tienes las metas y el plan apuntado, ante cualquier duda, sabrás exactamente qué hacer, porque sabes hacia donde te diriges y podrás discernir entre una buena o una mala decisión.
4 – Reduces la preocupación. Muchas veces la incertidumbre hace que nos entre el pánico. Cuando sabes lo que quieres, solo tienes que pensar en ello, y tomar acción para conseguirlo. Dejas de ser un corcho flotando en la tormenta a merced de las circunstancias. Aprietas el interruptor y le das luz a tu vida.
5 – La gente sigue y respeta a las personas que saben dónde van. Te volverás más influyente.
6 – Acortas el tiempo en el que las verás cumplidas
7 – Expandes tu potencial limitado. Es la causa número uno de no conseguir lo que uno quiere y vivir a medias, el no saber lo que uno no quiere.

Espero que este concepto les ayude a lograr sus sueños, paso a paso y sin bajar los brazos ya que todo es posible si lo visualizamos. Compartan todo concepto que crean puede aportar a mejorar este, me encanta seguir aprendiendo y escuchar como resuelve esto cada uno en sus vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>