Caminar y experimentar

Caminar y dejarme llevar por lo que me rodea es como una ley primera desde que me vine a vivir a Buenos Aires. Como toda jungla tiene mucho para ofrecer, y la sorpresa siempre es constante. Una de mis cosas favoritas es salir hacia un lado y observar el entorno, si pinta deternerse a observar algo, se detiene. Si pinta ingresar a ver algo, se ingresa. Si pinta sentarse a tomar algo, se sienta. Esto se potencia cuando salgo con alguien que no conoce algunos recovecos que uno ya ha experimentado. La semana pasada fue el caso de las carreras en el Hipódromo de Palermo, que tiene entrada gratuita y puede entretener un rato. (aunque esté en contra el uso animal para apuestas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *