Escapada a Rosario

Después de varias charlas, con dos amigas, Lu y Po, dimos por sentado que el finde largo de Octubre lo pasaríamos en Rosario, Santa Fe. A solo 294km desde Ciudad Autónoma de Buenos Aires, unas 3hs y media en colectivo arribamos llenos de magia. ¿Porqué llenos de magia? Porque llegabamos con la idea de pasarla bien, divertirnos, conocer y salir de la burbuja diaria.

Si bien yo conocia Rosario, los lugares tipicos los habia recorrido de muy chico, asique me gustó reecontrarme con viejos recuerdos y sorprenderme de la imaginación y las imagenes mentales formadas cuando uno tiene otros pensamientos, pensamientos de niño.

¿Qué se puede hacer en Rosario? Mucho. Nosotros decidimos caminar para llegar a todos nuestros puntos de interés, salvo a la madrugada que tomamos taxi. Recorrimos el centro un sábado por la mañana, estando todos los locales comerciales abiertos, fuimos al Monumento Nacional de la Bandera, caminamos por toda la costanera desde el centro hasta el macro (Museo de Arte Contemporáneo de Rosario) , el Boulevar Oroño que en plena primavera revosaba de verde y transuntes. Otro día hicimos la excursión en el Barco Ciudad Rosario 1º, el cual hace un recorrido de dos horas con una guía que explica mucha cultura interesante de la región y la parte norte, que es nueva, y aún se encuentra en desarrollo. Por las noches conocimos varios bares locales muy lindos donde la pasamos bien.

Rosario

Rosario

Rosario
Nos faltó recorrer y Rosario por conocer, pero también descansamos y respiramos otro aire en un finde que fue distinto y divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *