Mecanizados

Te das cuenta cuan mecanizados vivimos, cuando pensás en función de otras variables que pasan a tu alrededor y no en función de tu propia decisión. No por no tener una, si no por vivir de manera inconsciente. Varias veces me he dado cuenta y me sorprende la capacidad para seguir la corriente, es como si nos mimetizaramos y seguimos avanzando por inercia.

Hoy cuando volvia en colectivo, observe una situación bastante común pero me parecio particular para analizar, debido a lo que yo hubiera hecho: El semáforo en verde, gente esperando para cruzar, una chica le pregunta a un chico algo (una dirección tal ves). El chico le señala y le comienza a indiar. El semáforo se pone en rojo, y todos los transeúntes que se encontraban esperando comienzan a avanzar por la senda peatonal cruzando la calle hacia el otro extremo. El chico, le sigue señalando a la chica como llegar. Por un instante el chico no se mimetizó con la otra gente que lo rodeaba, y siguió explicando pacientemente a la chica mientras señalaba e indicaba con la mano.

Me puse a pensar cuantas veces alguien nos pregunta alguna calle, dirección o lugar, y sin parar, mientras seguimos caminando o solo frenando dos segundos indicamos a las apuradas.

Varías veces por quedarme a observar algún edificio o el atardecer en algún lugar, he perdido semáforos y me he dado cuenta cuantas veces nos apuramos incluso para cruzar. ¿Hacía donde iremos tan rápido? Algo que me parece bastante interesante, es que el episodio del semáforo, puede ser aplicado a varios contextos, cómo cuando esperamos el colectivo, o cuando estamos con el celular en la calle.

Esta entrada fue publicada en Experiencia, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *